Buñuelos de calabaza

Los auténticos buñuelos de Valencia, un dulce irresistible para disfrutar los días de Fallas y el resto del año.

Receta de buñuelos de calabaza

Ingredientes para preparar buñuelos de calabaza

  • 150 gr. de calabaza
  • 150 gr. de harina
  • 20 gr. de levadura fresca
  • 1 vasito de leche
  • 1 sobre de gaseosa (ácido tartárico y málico)
  • 1 sobre de bicarbonato sódico
  • Canela
  • Jengibre
  • Azúcar
  • Aceite de girasol

¿Cómo preparar buñuelos de calabaza?

  • Lo primero que tenemos que hacer es preparar la calabaza. Para ello, hornearemos los 150 gr. de calabaza hasta que ésta esté blanda, y luego la trituraremos con la batidora hasta obtener una crema fina y uniforme, que apartaremos para utilizar más adelante.
  • Luego cogemos un bol y echamos la harina, la levadura fresca (ésta última, si viene en dados, la deshacemos) y un chorro de leche. Lo siguiente es amasar con las manos, añadiendo más leche poco a poco, a medida que lo vayamos necesitando. Tras unos minutos, obtendremos una masa compacta pero manejable que cubriremos con un paño, y que dejaremos reposar durante 35 ó 40 minutos, hasta que fermente y doble su tamaño.
  • A continuación, añadiremos a la masa la crema de calabaza, un poco de jengibre, canela al gusto y el sobre de gaseosa. Una vez añadidos los ingredientes, volveremos a amasar, hasta que que quede todo bien homogéneo. Y al final, añadiremos también la bolsita de bicarbonato sódico, y volveremos a remover.
  • Una vez que tengamos la masa hecha, lo siguiente es freírla. Para ello, calentaremos abundante aceite en una sartén, y con la ayuda de una buñuelera, o bien con las manos, haremos la forma de rosquilla e iremos añadiendo los buñuelos a la sartén, uno a uno. Si usamos la buñuelera, antes de añadir la masa la mojaremos en aceite. Al cabo de unos segundos, la masa se soltará y la dejaremos en el aceite hasta que esté bien doradita. Lo último es ir sacando los buñuelos de la sartén y colocarlos sobre papel absorbente.
Nota del autor:

Los buñuelos son estupendos acompañados de un tazón de chocolate, y rivalizan con los churros en épocas de Fallas, la fiesta por antonomasia de Valencia.